25 agosto 2006

PAPUA NUEVA GUINEA

Esta entrada del blog, es una reedición de un diario que escribí sobre el viaje que hicimos a Papua Nueva Guinea en el verano del 2006, y que he "rescatado" para colgarla aquí. Al haber pasado 6 años desde ahora, supongo que los precios hayan variado considerablemente. Posiblemente los vuelos sean más "asequibles" y halla conbinaciones mejores desde otros puntos, y respecto a la vida del país, lo desconozco pero está bien para hacerse una idea.


COMO LLEGAR

No es barato llegar a éste país. Nosotros utilizamos Sydney como puerta de entrada. Y es que lo caro no es llegar a Australia, o Singapur..., si no el vuelo a Port Moresby, que desde Sydney sale por unos 700, 800 euros.
Nuestra ruta fue:

Bilbao - Londres 1h. 1/2
Londres - Singapur 13 h.
Singapur - Sydney 9 h.
Sydney - Brisbane 1 h.
Brisbane - Port Moresby 3 h.


DIA 1.

La primera sensación, es un calor y humedad aplastante. Al salir del aeropuerto varias personas nos preguntan que hotel tenemos reservado, al decirles que ninguno, nos miran extrañados. Finalmente un hombre nos lleva al centro de la ciudad, con el que acordamos un precio, pero nos damos cuenta que no es como en otros países, ya que el hombre no tiene interés en que le paguemos, es mas, finalmente nos pide 10 kinas que no se las llegamos a pagar.
Después de viajar por países como India, estamos siempre pensando en negociar, y en acordar precios antes de nada. Pero aquí es diferente, la gente te ayuda, a cambio de nada. No tienes ni que preguntar, se te acerca todo el mundo, siempre sonriendo, a ver que quieres, que buscas, y nadie, absolutamente nadie, nos pidió dinero, o algo en todo el viaje.
Nos alojamos en La Ponderosa, un modesto motel, con fauna incluida en las habitaciones. Pero pronto veríamos que fue en lo mejor que dormimos en el país.
La gente deambula por las calles con parsimonia, yo creo que la gente está así por el calor, es realmente agotador. Se ven numerosos puestos con frutas, mercadillos por todos lados. Sobre todo venden una pequeña fruta, como una bellota, que lo comen continuamente, y según nos dijeron tiene algún tipo de efecto psicotrópico....Estuvimos en un importante mercado, que tenían el pescado por el suelo, y con un palo espantaban continuamente las moscas. Tenían peces muy extraños, de colores; carne de tortuga..., además de lo de siempre, cocos, plátanos, piñas, cacahuetes (sin tostar)...





Las mejores casas de la ciudad, que tampoco son nada del otro mundo, están rodeadas con vallas y alambre de espino enrollado, para evitar los asaltos. Solo viendo esto, ya se imagina uno, que aquí, cada uno hace lo que quiere, viviendo con sus propias leyes.

Bueno el hombre que conocemos en el aeropuerto, Daniel, resulto ser el dueño de la Paradise Adventures, y hablamos con el lo que queríamos hacer en el país. Le dejamos pensarlo y nos dio un precio, bastante caro, así que tuvimos que rechazar la oferta. Pero aun así el hombre nos ayudo a planificar el viaje por las Highlands, nos dio el nombre de un guía en Tari, y nos dijo como podíamos movernos por nuestra cuenta, pero que era un poco peligroso...
El hombre estaba tan preocupado, que nos preparó 3 cartas, que se las teníamos que dar a la azafata. Una era para ella, explicando que otra carta se la tenia que dar a los trabajadores de Air Niuguini (compañía aérea), y estos a su vez encontrar al guía (Steven), para darle la otra carta. Finalmente él mismo le dio la carta a la azafata, pero era tan absurdo, que ni ella lo entendió. Así que después encontraríamos a Steven, nosotros por nuestra cuenta.


DIA 2.

Este día recorrimos varias villas de los alrededores. Nos lo tomamos un poco tranquilos, porque el viaje en avión desde España nos dejó agotados.
Lo primero por la mañana, el dueño del motel, junto con su mujer, hermana, y Daniel; nos ayudan un poco a planear el viaje, dándonos ideas, nombres... aunque prácticamente al final no hicimos nada de lo que hablamos, pues en este país, hay que improvisar continuamente.
Lo que si hicimos fue ir al aeropuerto a comprar los billetes de avión a Tari. La oficina era de lo más casera, con una pizarra donde apuntaban los vuelos...
Partimos con Daniel, a ver las villas y de camino paramos en un mercadillo



Al llegar a la primera villa, me doy cuenta del escaso turismo que hay en el país, ya que todos nos miran extrañados, nos saludan, y se acercan a mirarnos, a darnos la mano...

La gente es muy agradable, y nos niños......encantadores





Los tatuajes, les llama muchísimo la atención. Las mujeres se tatúan mucho, sobre todo la cara, con rayas y puntos, pero son tatuajes muy bastos, al ver tatuajes occidentales hechos a maquina, se quedaban alucinados. Así como los piercing, María tuvo que enseñar la lengua por todo Papua, se volvían locos al verlo.




DIA 3.

El aeropuerto de Tari es una pista de tierra con una valla alrededor; en la que encontramos gran cantidad de gente llorando y gritando. Lo primero que pensamos era, que según saliésemos se nos iban a echar encima a pedirnos dinero, comida...pero no; lloraban porque en el avión traían un muerto de Port Moresby, que al parecer, debía ser alguien de importancia.

Al salir de la avioneta se nos acercan varias personas a ver que queríamos y les decimos que estamos buscando a Steven; entonces uno de ellos dice que él es Steven, pero nos pareció tan fácil como imposible. Después de pensarlo un buen rato, decidimos irnos con él, y sí resulto ser el Steven autentico. El alojamiento de Steven se llama Warili Lodge, y está a unas 2 horas en bus. La siguiente foto es un ejemplo de los buses de la zona, mas conocidos como PMV (vehiculo público de motor), y la autopista.





Después de conseguir un PMV, nos subimos atrás de pies y bien agarrados por el mal estado de la carretera, a la que ellos llaman autopista. Allí mismo fue donde negociamos el precio del alojamiento y comidas, que finalmente fueron unas 70 kinas por cabeza, unos 17 euros. Durante todo el camino somos la atracción nº1,nos pasamos todo el camino saludando a la gente, ya que todo el mundo se vuelve loco cuando nos ve, de vez en cuando paramos y la gente se acerca para decirnos algo, o simplemente mirarnos. Por el camino encontramos varios “supermercados”



Y mucha gente de la que encontramos van vestidos con sus ropas tradicionales



El Warili Lodge está ubicado en un lugar espectacular, y está muy curioso, pues Steven ha construido incluso baños, hasta con ducha de agua caliente. Esto lo hace mediante el calentamiento, (con leña), del agua de lluvia que recoge en un tanque. También tiene un generador de electricidad.

Aquí con Steven en la cocina



Con Steven contratamos un pequeño “tour” de tres días por diferentes villas de los alrededores.

DIA 4.

El espectáculo es continuo, ya que encontramos por el camino cantidad de gente; y todos paran para hablar un rato, otros dejan lo que están haciendo, para seguirnos, sobre todo los niños.



Nos adentramos en una villa para ver unas tumbas. Los muertos son colocados en lo alto de 4 pilares de madera, a unos 6 metros de altura, donde se deja durante unos 4 años. Después se construye una estructura similar, pero más pequeña.



En el caso que vimos, la viuda y sus dos hijas van todos los días un rato por la mañana a visitar la tumba, la viuda con la cara pintada de blanco, en el momento de la muerte del cónyuge, se coloca un montón de collares al cuello que representan las lagrimas, y se los va quitando mensualmente, cuando termine, puede volver a casarse. De los huesos del muerto cae continuamente por la madera un aceite negro, con el que ellas se pintan la frente.
Nos contaban que el hombre de la tumba había muerto en una guerra, y si el asesino o su familia aparecían por allí, ellos lo matarían.
A los muertos también los entierran en el suelo, sobre todo en los límites de los territorios de cada familia, para demostrar que son sus tierras.




A mediodía llegamos a la villa de la familia de Steven con la que compartimos el resto del día. Las villas se dividen en clanes (familias) y cada clan tiene su parcela de tierra rodeada de una profunda zanja para impedir el acceso de extraños, pero que incluso es muy incomodo para poder entrar ellos mismos. Las tierras son divididas a media que va creciendo la familia, con las tumbas alrededor de la misma, como comentaba antes. Los Huli, son polígamos, los hombres pueden casarse con más de una mujer, pero la importante es la primera, y ella decide que otra mujer es adecuada para casarse. Es decir, el marido elige otra mujer, pero su primera esposa tiene la última palabra.

Aquí la foto, del clan de Steven, y el curioso cuarto de baño, construido con hojas y ramas, como un “tipi”, con un agujero en el suelo







Decidimos ir a asearnos al río, un poco íntimamente, ya que no hay otro lugar para lavarse, y nos fue imposible, ya que la masa de gente nos sigue constantemente. Son muy curiosos, y nos miran atentamente todo lo que hacemos, todo lo que es normal para nosotros, como peinarse, les hace muchísima gracia, ya que es nuevo para ellos




Mas tarde nos acercamos a una misa que hacen ellos, (hace años que la iglesia trata de cristianizar a éstos pueblos), en la que todos hablan y participan, por supuesto el tema del día éramos nosotros, me lo contó después Steven.
Para cenar nos prepararon Mumu, esto es cerdo con verduras, tarro y patata dulce, envuelto todo en hojas de plátano, calentado con piedras calientes y enterrado en el suelo de tierra. Aunque parezca mentira esta foto es de Steven haciendo la cena



Después de cenar, nos reunimos todos para charlar a la luz del fuego. Steven nos preguntaba sobre nuestra vida en España, y le contaba a su familia lo que decíamos; alucinaban ellos. Nos comentaron que en esta zona hacia ya 30 años que no se practicaba el canibalismo, no así en otros lugares todavía más remotos del país.


DIA 5.

Nos acercamos caminando a otra villa, y como siempre lo más interesante es el camino, donde encontramos gente de todo tipo, con la que paramos a hablar, o intentar comunicarnos.
Paramos en una escuela. Como siempre los niños locos de contentos....





De camino...



Hoy conocimos a un importante hombre de los Huli, pertenecía al gobierno de PNG, es como el medico naturalista de la zona, pero por sus técnicas, mas bien podría ser algo así como el hechicero, ya que curaba mediante plantas, frotándolas en la zona afectada del enfermo para ahuyentar los malos espíritus





Mas tarde visitamos un mercadillo que encontramos, donde a medida que pasábamos, la gente nos iba siguiendo, aquí sale una “carnicería” de la zona.



El cocinero de esa noche....



DIA 6.

En el tercer día, fuimos a ver los Huli Wigmen, que nos hicieron un baile en representación del Sing-Sing






El resto del día estuvimos de relax, en el Warili Lodge, y hablando con Steven sobre el río Sepik, recogiendo información para la siguiente ruta.

DIA 7.

Salimos pronto del Warili Lodge, no sea que haya improvistos en la carretera. Durante el camino, no hace falta ya decir, que todos nos siguen saludando, y es increíble, que gente! Facturamos el equipaje en un caseto, que había alado de la pista, y nos resultó curioso, cuando nos pesaron a nosotros también....
Al subirnos a la avioneta, se subió un huli, con sus ropas tradicionales, arco y flechas....



En la pista antes de subir a la avioneta, conocimos un misionero polaco. Nuestra idea era llegar a Mendi, y seguido coger el PMV (bus), para Mt. Hagen. Pero el polaco nos dijo que podía ser peligroso, por los asaltantes, ya que por la tarde es más posible que estén “colocados” con alcohol o marihuana, y se incrementan las emboscadas. Que sería mejor por la mañana, y además tuvimos suerte, porque era viernes, y cada dos viernes es muy peligroso viajar, ya que la gente cobra, por suerte era el viernes “bueno”. También nos comentó que un buen lugar para alojarse es la misión, que preguntásemos por el “padre”.

Según aterrizamos en Mendi, vamos a buscar la misión, y rápidamente la gente se acerca a ayudarnos como siempre, y sin pedir nada a cambio. Según fuimos andando fuimos haciendo el grupo de gente cada vez mayor. La misión es cristiana-franciscana, nos presentan a un joven polaco, que era cura, y muy amable nos dice donde podemos dormir, y cenar, pagando solamente la voluntad...Las habitaciones eran sencillas, una cama, mesita y baño compartido, y aparentemente impecables de limpias, digo aparentemente porque por la noche no se cuantas cucarachas pudimos llegar a encontrar, por todos lados, sobretodo en el baño, además de tamaño “XXL” por lo menos.

Paseamos por la ciudad, y como siempre todo el mundo nos mira. En la calle hay 3 supermercados con las 4 galletas de siempre. Y la gente que va saliendo de ellos, es sometida a unos estrictos registros, no así a nosotros... El ambiente es desolador



Por la noche en la misión organizan unas fiestas en las que participa el pueblo, según nos comentaron, lo hacían para tener entretenida a la gente, y no se emborracharan o drogaran, que es cuando aumenta considerablemente la delincuencia.

DIA 8.

Los monjes de la misión nos acercaron pronto a buscar el PMV, ya que aquí no se puede comprar billete anticipado, ni nada de eso. Aquí los buses van dando vueltas por el pueblo y alrededores, gritando el pueblo de destino, y cuando el bus se llena de gente, pues marcha.
La carretera alterna tramos asfaltados y con piedras, y cuando hay asfalto es impresionante la velocidad que llevan. Este tramo de carretera, de Mendi a Hagen, era supuestamente el más peligroso, y en el que nos iban a asaltar casi seguro, pero finalmente trascurrió sin problema. A mitad de camino, vimos gente en la carretera, y el bus paró, entonces se empezó a hacer como una recolecta de dinero, y pensamos que había llegado el momento, pero no pasó nada.
Durante el camino pensamos que quizá lo mejor sería irnos cuanto antes al río Sepik, y aprovechar a hacer una travesía mas larga. Entonces al llegar el bus a Mt. Hagen, fuimos a la oficina de Air Niuguini, pero estaba cerrado. Una señora que vino en el bus, se ofreció a ayudarnos, y llamó a su marido que era chofer de autobús. Se presentó rápido con el bus, lleno de gente, y nos acercó hasta el aeropuerto, con toda la gente dentro!
Preguntamos en la oficina de Airlink, que es más económica, pero no hay vuelos a Wewak hasta el lunes. A todo esto la gente que había en el bus, estuvo allí esperándonos todo el tiempo, sin decir nada, y felices de contentos. El sistema de autobuses funciona así en todo el país, y todavía no comprendemos como es posible...
En Mt. Hagen nos alojamos en la casa de misionero, que es lo más económico. La ciudad, al igual que Mendi, desoladora, gente para acá y para allá, todo roto, viejo. Como si habría caído una bomba y ha quedado todo así. Quizá se pueda notar un ambiente más tenso, pero tampoco puedo hablar mal, porque no nos ocurrió nada malo. Eso si, las advertencias de la gente por la calle eran continuas, nos decían que al atardecer no eran horas de andar por la ciudad.



DIA 9.

Este día le pasamos en plan tranquilo, nos tuvimos que quedar en Mt. Hagen, debido a que los domingos no trabaja nadie, y por supuesto no había vuelos a Wewak. Así que paseamos por la ciudad, hablamos con la gente...Aunque nos tuviésemos que quedar, no hay problema, porque no hay más que andar cuatro pasos, para que aparezca algo que te sorprenda.

DIA 10.

Tomamos la avioneta para Wewak, este viaje fue movidito, y muy casero, ya que durante todo el camino veías a los pilotos y la cabina.



Al llegar vemos desde el cielo el río Sepik, y lo paradisíaco que es este lugar, donde los cocoteros y palmeras invaden las solitarias playas.

Como ya de costumbre, llegamos y buscamos un PMV, que nos acerque a la ciudad. Esta vez fuimos a un hotel directos, porque en la guía había leído de un tal Steven Buku, que nos podía hacer de guía en el Sepik. Ya que aquí no existen agencias ni nada de eso.
El hotel es muy modesto, pero está a pie de playa, en un lugar..., en un paraíso más bien diría, el agua del mar a una temperatura excelente. Se respira paz........



Preguntamos en el hotel por el tal Steven, y si lo conocían, pero no sabían donde estaba. Durante el día nos acercamos a la ciudad, quizá la más “moderna” que hemos visto hasta el momento, pero muy similar al resto de Papua.
Pasamos el día en el hotel intentando buscar a Steven, pero mientras tanto varias personas se ofrecieron a hacernos de guía en el río, pero claro, el tema funciona de la siguiente manera: Un tío se te acerca y te dice que conoce muy bien el río, que su padre y hermanos viven en el pueblo mas cercano al río, y nos quedamos gratis pero hay que comprar dos “drum” de gasolina, que cuesta no se cuantas kinas, y no te dice lo que hay que pagar por la canoa, o por el servicio de guía, ni nada. Al no haber turismo, la gente no tiene concepto de cómo captar la atención del extranjero, y ser un poco listo para convencerle de que él es realmente bueno.
Esa noche hubo un tal Tony, que decía ser policía, que nos convenció un poco digamos, parecía ser el mas serio, pero con el mismo problema que el resto. La negociación con Tony, fue por la noche, en la calle, iluminados con un bolígrafo linterna que teníamos, y haciendo una serie de apuntes del posible itinerario, en un papel todo viejo que sacó.

Al final de la noche conocimos al único viajero que vimos en todo el viaje, un australiano que llevaba 3 meses, él solo por PNG. Y casualmente, este tío, había contratado los servicios de Steven Buku, (que le llevabamos buscando todo el día), por la mañana una hora antes de llegar nosotros. Steven y el, nos dieron la opción de esa misma noche partir con ellos, pero no pudimos porque no teníamos comida, ni habíamos preparado nada. Habría sido demasiado precipitado.
El guía Steven, parecía un hombre serio, lo que buscábamos, así que nos llevamos un poco de chasco. Tomamos la decisión de madurar el viaje con Tony, y seguramente irnos con él

DIA 11.

Después de un cálido baño en la solitaria playa a las 7 de la mañana, tomamos el desayuno, y apareció Tony, con el que hablamos largo y tendido, para dejar todo bien claro, aunque no se le veía con mucha experiencia.
Se encargó de encontrar un PMV, para ir a Angoram, puerta de entrada a la parte baja del Sepik. Y como siempre en el mismo bus, con toda la gente, fuimos al aeropuerto a dejar reservado el vuelo a Madang. Pero ésta vez también nos tocó a nosotros esperar, porque después de ir a la ciudad y comprar comida para los siguientes días en el Sepik, el bus se dedicó a ir cogiendo gente y dejándoles en otros sitios, y volvía a la ciudad, y otra vuelta....

Decidimos no cargar con mucha comida, y comer en las villas, cosa de la que nos arrepentiríamos, ya que solo comen seigo, que es una pasta que extraen del árbol con el mismo nombre, y pescado ahumado, o quemado mejor dicho. Resultó ser un sabor muy difícil para nosotros...Seguidamente pasamos por casa de Tony a buscar las garrafas para la gasolina, el machete y sus cosas.
Aproximadamente 3 horas después de coger el bus y dar vueltas haciendo los recados de toda la gente, tomamos rumbo a Angoram, por una carretera llena de piedras, agujeros, barro...Los asientos del bus son un tablón de madera, así que después de 4 horas de camino por esta carretera, cuando llegas, no te lo crees...
A mitad de camino tuvimos un pequeño accidente, ya que no frenaba bien el bus, quedamos totalmente inclinados, a punto de volcar.



No hace falta ya decir que la naturaleza es exuberante, las palmeras, cocoteros, seigo....invaden la carretera continuamente.
Llegamos, de noche, a Angoram, y nos guían hasta una casa, supuestamente la de la hermana de Tony. Todo el mundo nos rodea y nos mira, de fondo escuchamos cánticos de la gente en otras casas, por la muerte de una mujer. Tony se disculpa por ser tarde y no poder preparar la cena, pero su madre se ofrece a preparar un poco de seigo. Mientras veíamos a la mujer con las manos sucias, amasar esa pasta, se nos iban quitando las ganas de cenar. Pero como ésta gente lo hace con todo el amor del mundo, hay que probarlo por lo menos. El sabor del seigo diría que es como la cola de contacto, y eso que nunca la he probado.
Aquí ya no hay electricidad, ni agua. Nos piden 1 kina para comprarles un poco de keroseno y tener luz, con unas lamparillas. Esto sería habitual en todas las noches en el río Sepik.
En ésta zona del país es muy típico la escarificación, o “iniciación” como dicen ellos. Normalmente es un rito que hacen los hombres pero la hermana de Tony, digamos que lo había echo “por su cuenta”, fue la primera que vimos.



La casa donde dormíamos estaba llena de agujeros por las paredes y nos habían preparado un plástico en el suelo para dormir. Debajo nuestro estaba el gallinero, con los gallos que nos dieron la noche, algo que también se haría habitual en la zona del Sepik

DIA 12.

Al levantarnos desconocíamos por completo lo largo que sería este día. Amanecimos a las 5 de mañana, y nos preparamos un poco de café.



Tony, junto con el resto de familia o amigos cogieron el motor, y fuimos a la entrada del río, pero antes de eso, debíamos esperar en un mercadillo, mientras ellos iban a buscar el combustible. Todo, iba muy lento, y no había muchas explicaciones de lo que pasaba. Finalmente nos acercamos a la canoa, donde colocan el motor, las mochilas y comida, pero....el motor no arranca. Tuvimos que esperar varias horas, mientras destripaban allí mismo el motor para “arreglarle”, a veces funcionaba, otras no...



Finalmente, nos metemos a la canoa, la cual era un simple “tronco hueco”, de unos 10 metros de largo, pero nada mas salir ya tenemos problemas porque el bidón de combustible hace muy inestable la canoa, además la canoa tiene un agujero y entra agua por delante. El motor se para nada mas salir, y tenemos que parar en una aldea justo enfrente del pueblo que habíamos dejado. Recolocamos todo el equipaje y combustible, y Tony tapó el agujero con un poco de barro...



A partir de aquí, fuimos remontando el río, sin parar, ya que Tony quería seguir con el plan y dormir en la villa prevista para esa noche. Pero el motor se paraba continuamente, y en el mismo río, lo desmontaron una y otra vez. Antes del anochecer paramos en una villa, Timbunque, donde aprovechamos a coger un poco de agua de lluvia que guardan en tanques. Tony nos dijo que quedaban unas tres horas para llegar, así que aceptamos ir, pero no sabíamos que las tres horas serian 6 horas



Ya de noche y guiados por una simple linterna en la plena oscuridad del río, el motor seguía parándose de vez en cuando, pero el tema era diferente, ya que la oscuridad era total, y no podíamos ver los cocodrilos, al pararse el motor teníamos que acercarnos a los manglares para que no nos llevase la corriente, entonces fue creciendo la tensión, ya que se juntaba todo, el silencio atronador del río, la incertidumbre de lo que habría en los manglares...
Hablamos seriamente con Tony, y le dijimos que dejase caer la canoa, por la corriente del río, hasta la ultima villa que habíamos pasado, pero claro las villas no tienen luz, lo que hacen es cuando escuchan una canoa que pasa de noche, la hacen señas con luces, y es difícil encontrarlas, por la gran anchura del río. Tony se negaba rotundamente a regresar, y quería llegar a la villa prevista, porque allí tenia amigos, y las otras villas a no conocerle, podrían ser hostiles.
Cruzamos dos villas mas, pero el guía no sabía bien donde estábamos, llegando a un momento tenso entre Tony, y el otro guía. Pero justamente en ese momento aparecieron luces en la oscuridad, habíamos llegado a Boroko, nuestro destino, a la 1:30 de la madrugada. En plena oscuridad salen a recibirnos, pero no distinguimos bien la gente, al salir de la canoa hundimos las botas en el barrizal que nos rodeaba, y con ellos de la mano, nos guían hasta una de sus casas, las cuales están todas levantadas por pilares de madera y tienen una complicado acceso. El suelo es de la corteza del seigo, por lo que está lleno de agujeros y es muy irregular. Nos colocaron un plástico en el suelo donde pasaríamos lo poco que quedaba de noche. Antes de dormir hablamos un poco con la gente de allí, que comían continuamente las dichosas “bellotas” que colocan, y así estaban ellos, tenían todos un cuelgue encima...Mientras hablábamos escuchamos ruidos, y los ruidos eran tres ratas, tipo gato de tamaño, que no nos dejaron dormir, ya que estuvieron toda la noche dando carreras por la casa. Aunque ellos decían que las ratas, y serpientes “no problem”, problema los mosquitos, y que razón tenia.........

DIA 13.

Nos levantamos a las 5:00, cuando amanece, después de no haber dormido por culpa de las ratas, mosquitos y demás fauna. Ya de día nos damos cuenta de lo desolador y pobre del lugar. Para desayunar nos ofrecen un pez fresco, puesto al fuego.





Lo primero nos lleva al Haus Tambaran, o casa de los espíritus. Este lugar es muy sagrado para ellos, y no pueden entrar las mujeres, aunque en nuestro caso hicieron una excepción, por ser ellas occidentales. Aquí se reúnen los hombres a contar historias, a hablar con el viejo hombre de la villa, a hacer trabajos de talla... Y por supuesto, lo más importante, aquí hacen la iniciación. Cuando un niño pasa a ser hombre, más o menos a los 18 años, entra en el Haus Tambaran y no puede salir en 6 meses, sin contacto con su familia, ni mujeres. Durante este periodo, se hacen la escarificación, (cortes en la piel) y en algún haus tambaran vimos incluso los charcos de sangre seca, porque es sangre sagrada. Además de esto les inician en la vida, contándoles cosas sobre el matrimonio, como tratar a su futura mujer...
Las siguientes fotos son el Haus Tambaran de Boroko, el más importante del Sepik, y un hombre con “la iniciación”




El Haus Tambaran por dentro tiene decenas de tallas, que serían de un valor incalculable en occidente. Y cuando estas dentro, puedes palpar el ambiente de las celebraciones y bailes que hacen



Al dejar la villa, conocimos un alemán, que llevaba 6 meses conviviendo con una familia del Sepik, y estaba estudiando una de las 162 lenguas de la zona del Sepik, en Papua son aproximadamente 862 lenguas.
Estas fotos son del embarcadero y unos niños que estaban pescando allí cerca





Paramos en otra villa, río abajo, Yantché, donde visitamos su Haus Tambaran y hablamos con la gente. Vimos como construían una canoa, simplemente cogen un tronco y lo ahuecan con un hacha, un trabajo de mucha paciencia.



Seguimos teniendo muchos problemas con el motor, y advertimos a Tony que si seguimos igual debemos volver. Él, creemos que al querer complacernos, dice que no hay problema que está arreglado, y la verdad es que a partir de ese momento fallaría muy pocas veces. De todas formas decidimos acortar el viaje porque no estábamos seguros de lo que podría aguantar el motor. Así que le dijimos de ir directos al Blackwater lake, dejamos el río Sepik, y tomamos el río Kassowari, pero para legar antes del anochecer a nuestro destino, fuimos por un “atajo”, que resultó estar lleno de troncos, pero a pesar de la lentitud, adelantamos bastante.





Y de repente aparecemos en el lago negro, donde como su nombre indica el agua se ve negra completamente. Pero nos encontramos en una gran ciénaga donde la canoa encallaba continuamente, y el motor pegaba en el barro, así que con los remos para atrás y para adelante, buscando el mejor camino, conseguimos llegar a aguas más profundas y seguir con el motor, la noche se nos echaba encima, pero conseguimos llegar justos a la villa al anochecer.

Krimbit es la villa natal de nuestro guía Tony. Si hay un lugar perdido en el mundo es éste. No tengo palabras para explicar la llegada. La villa entera está sumida en una ciénaga de barro, al llegar todo el mundo se acercó a recibirnos, todos nos miran extrañados, muchos van desnudos, y todos descalzos, los niños llevan pequeños arcos de juguete. Mientras salimos de la canoa, vemos que estamos rodeados de gente, y nos van abriendo un pasillo para dejarnos paso hasta una casa en la dormiríamos esa noche. El momento de la llegada fue sobrecogedor.



En ésta casa dormiríamos, junto con todos los que salen en la foto. Todos se sientan a mirarnos, como si fuésemos la televisión, incluso cuando vamos a dormir y sacamos nuestros sacos, se quedan mirando para no perder detalle. Todos son muy amables y atentos.



El momento de ir al “servicio” era de lo más duro del día. Ya que éste era un caseto subido en unos pilares de madera, con una especie de banco con un agujero, y abajo un montón de gusanos que iban reciclando..., la puerta eran unas hojas de platanera secas, y el olor muy desagradable. Por eso muchas veces era mejor hacer las cosas fuera del baño pero como la gente es tan servicial te acompañan al baño, y te esperan, para que no te pierdas



DIA 14.

Nos preparamos el desayuno, en la cocina que estaba en la misma casa, es increíble como hacen siempre fuegos, muchas veces en el mismo suelo, siendo todo de madera, y no se quema nada.



Conocimos la villa, incluyendo el Haus Tambaran, y todo el pueblo nos seguía a todos los lados, nos enseñaron un cocodrilo que habían cazado y le estaban cebando para comerle.

Nuestro “hotel”



Gente del pueblo





Por la mañana partimos a visitar varias villas de los alrededores, metiéndonos por “atajos” de muy complicado acceso, uno de lo guías tenía que ir delante con un machete para abrir paso, en alguna ocasión.



Llegamos a una villa, donde en lo alto de una colina, se habían asentado dos familias americanas, que estudiaban la lengua de la zona, hablamos con ellos, y nos dieron algunos plátanos y piñas. Y dos vasos de agua fría, que en aquellos momentos supieron a gloria. También nos regalaron dos mosquiteras, ya que no llevábamos, y fue un gran error no hacerlo. Tenían paneles solares, por lo tanto electricidad, y sus propias plantaciones. Llevaban allí 5 años, y ahora estaban empezando a hacer las traducciones. Nos advirtieron del serio problema con la malaria.
De aquí fuimos a Govermas, para nosotros la villa mas bonita que visitamos, un autentico paraíso.



Y su Haus Tambaran, tenía las mejores tallas que vimos. La foto siguiente muestra un instrumento musical que hay en todos estos lugares. Tiene un sonido muy grave y alto, y cuando tocan varios a la vez se oye altísimo. Esto lo usan para comunicarse entre aldeas, digamos que es como el teléfono. Tienen sus sonidos para indicar que ha muerto alguien, que ha nacido, que hay una fiesta...



Antes del anochecer regresamos a Krimbit, ya que querían hacernos una danza en representación, de cuando ellos hacen la iniciación.



Y por supuesto no éramos el único público...



Por la noche como siempre nos reunimos todos en la casa, a hablar, o solamente mirarnos, ya que con la mirada se decía todo. Nos preparamos la cena. Y nos aseamos en una “ducha” que tenían ellos. La ducha era un regato, con un tronco y nos mojábamos con un palo, que tenía medio coco en el extremo. Esta noche dormimos de cine, con las mosquiteras.

DIA 15.

Este era el tercer día en la villa de Krimbit, y la despedida, es diferente, ya que te marchas dejando a algún amigo que otro.



Nos acercamos a una villa cercana, Kaningara, donde se dedican al cultivo de la vainilla. Hicimos una pequeña marcha hasta llegar al Haus Tambaran. El recorrido fue corto, pero con el calor que hace aquí, es muy duro andar cuatro pasos.
Esta casa de los espíritus es la mejor conservada que hemos visto, con muchísimas tallas, y montón de detalles, la segunda planta, estaba dividida por secciones, según las familias del pueblo. Y tenían, el espíritu de una importante mujer, además de sangre por el suelo.



A partir de aquí, tiramos directos a Angoram, pero sin llegar, dado que estábamos muy lejos. Así que cruzamos el Blackwater lake, remontamos el río Kassowari, y llegamos de nuevo al río Sepik para descender hasta una villa a unas tres horas de Angoram. Regresar al Sepik es regresar con los mosquitos, a un ataque continuo y masivo. Justo al llegar acababan de cocer una especie de quisquillas, que menuda lástima no haberlo descubierto antes, estaban buenísimas, y lo mejor el precio, 2kg por 0,50€
Para cenar compramos también dos peces, y nos regalaron tres más, para prepararlo con arroz que llevábamos, y como era la última noche en el río lo hicimos para todos. Para prepararlo entre María y yo, tuvimos que meternos dentro de una mosquitera, porque era insoportable los mosquitos, realmente agresivos. Una vez listo, hicimos el arroz y repartimos entre los que pudimos, y los granos que quedaron en la cazuela fueron devorados por los niños.
Por la noche montaron un “cine”, como tenían generador, colocaron una televisión, y un portero cobrando entrada, todo el pueblo estaba allí. Todo el pueblo y todos los mosquitos del planeta, yo creo.

DIA 16.

Nos levantamos a las 4:30 de la mañana, los mosquitos se colaban por dentro de las mosquiteras, la situación llegó a un momento desesperante, así que decidimos partir rápido, sin desayunar ni nada. Como siempre todo el pueblo a despedirnos...



De camino encontramos mujeres pescando y compramos mas “quisquillas” de esas.

Ya en Angoram, lo primero que pensamos fue en comprar agua fría, así que fuimos a un supermercado pequeño y tenían dos botellas de agua que no nos vendieron, solo nos vendían cerveza, pues nada, cerveza fría...
Después de comprar fruta en el mercado, pasamos un rato en la casa de la hermana de Tony, hasta que llegase el PMV, para el regreso a Wewak.
Cuando llegó el bus pensamos que ya no entrábamos, pero sí, además faltaba mucha mas gente todavía. Treinta y tantas personas, más sacos de leña, mochilas, y sacos de pescado seco, o sea, un olor... Nos acurrucamos como pudimos, y 3 horas hasta Wewak. Es curioso que te cobran a mitad de camino, debe ser por si no pagas, te dejan en mitad de la nada...
Fuimos hasta el hotel de la otra vez, así que lo primero un baño nocturno en la playa para quitar toda la mugre del Sepik. Hablamos con Tony y la mujer, me comentaba que quiere promover el turismo en PNG, así que le dimos unos cuantos consejos, que agradeció un montón. El problema es que al no haber turismo, allí nadie sabe como tratar a un "cliente" y lo que hay que hacer, pero, bueno por algo se empieza. Y yo personalmente a este guía lo recomiendo 100%. Su nombre es Tonny Ingan, y se puede preguntar por él, en el Windjamar Hotel.

DIA 17.

Esta mañana, quisimos solucionar el tema del vuelo a Madang. Lo teníamos reservado para varios días mas adelante, pero aquí es fácil cambiarlo, así que nos dieron billete para esa misma tarde. Después de una emocionante despedida con Tony y su mujer, volamos a la ciudad modelo de PNG, todo el mundo habla de esta ciudad como la perfección, la ciudad donde puedes andar de noche tranquilo, la parte “VIP” de PNG.
Y bueno, la primera impresión si que es de una ciudad mas abierta y moderna, pero muy parecida al resto del país. Una vez mas en el aeropuerto, preguntamos por el PMV, y el policía se echa a reír, porque no tenemos un hotel reservado ni pensado. Nos alojamos una vez mas en una casa de misioneros, es lo mas económico que se puede encontrar, pero con las cucarachas mas grandes que he visto en mi vida. Lo primero que voy a decir de Madang es murciélagos. Los murciélagos dominan la ciudad, se cuentan por miles. Además llegan a una envergadura de 1,3 metros





DIA 18.

Nuestros últimos días en PNG, nos los tomamos un poco más tranquilos, en el día de hoy, recorrimos toda la ciudad, nos dimos un baño en una de las playas. Pero éstas no tienen arena, ya que los arrecifes de coral lo ocupan todo, hay por todas partes. El centro de la ciudad consiste en un montón de comercios, en los que venden prácticamente lo mismo.
Hoy dejamos contratadas las inmersiones para mañana, en la Niugini Diving Adventures.

DIA 19.

Nos fuimos en un pequeño barco, a una isla no lejos de la costa, en la que hice mi primera inmersión, mientras el resto buceaba entre los arrecifes. En ésta primera, vi un barco hundido de la segunda guerra mundial. Me pude meter por dentro, e investigar cada rincón del barco, fue realmente interesante. De regreso a la isla, había muchos corales y peces.
Para la segunda inmersión nos acercamos a otra isla, en la que pasamos el resto del día, una isla para nosotros solos.





En esta segunda rodeé dos barcos hundidos, así como más corales, y animales tan extraños que parecían sacados de una película de ciencia-ficción, entre ellos un pez con muchas espinas que es muy típico de aquí, y muy venenoso también. Estrellas de todos los colores...
Entre la segunda y tercera inmersión seguí disfrutando de toda esta naturaleza, y ya en la ultima, bajamos a ver un avión, también de la segunda guerra mundial. En esta ocasión también me pude meter dentro, en la cabina del piloto, alucinante. Y de regreso a la superficie, más y más corales y extrañas criaturas.

Dejamos la isla, y pasamos el resto del día en Madang

DIA 20.

El día de hoy nos tenemos que quedar por aquí, porque deben pasar 24 horas desde la última inmersión, para poder volar, así que aprovechamos para hacer las típicas compras de última hora.

DIA 21.

Directamente desde Madang, enlazamos todos los vuelos. Primero a Port Moresby, luego Brisbane, y nuestro destino para los próximos días, antes de regresar a España, SYDNEY.
Lógicamente el cambio es radical, de PNG, a una ciudad perfecta que todo está en su sitio.



Y este es el fin de una gran aventura en Papua Nueva Guinea.


DATOS BASICOS PARA VIAJEROS

Lo primero, PNG, no es un pais turistico, por lo tanto no hay agencias en el pais para organizar cosas, todo es improvisado, y no es barato.
Hay unas pocas agencias en internet, que te organizan viajes (muy muy caro) y que no vas a ver el pais en condiciones.
Y luego está la opcion que tomé yo, presentarme en el pais y a ver que pasa. La verdad confieso que es la primera vez que me he sentido intranquilo en como irian las cosas, y eso que siempre viajo así.
Pero que equivocado estaba, poco a poco, la gente te va ayudando, contactas con unos otros y aunque te parece mentira funciona.
Voy a poner un ejemplo, yo queria hacer un "crucero" en canoa por el rio Sepik, al norte del pais. Y para hacerlo, en el motel donde nos alojabamos en la "ciudad" principal de la zona, la gente te ofrece cosas, pero no es como ir a una agencia y todo esta organizado. Aqui hablas con el tio, y te dice a ver, hace falta tanto combustible, comida.... y todo va sobre la marcha, vamos a comprar la gasolina, en unas garrafas que salen de no se donde, y luego a buscar el motor a casa de "Pepito", pero no funciona bien, aun asi nos vamos y nos deja tirados en mitad de la noche en el rio, con cocodrilos y demas fauna...... bueno, es todo así. IMPROVISADO.

VISADO

En España no hay embajada, lo mejor sacarlo al llegar al pais, en el aeropuerto de Port Moresby, llegas a unos mostradores y lo sacas ahi por 100 kinas (25 euros) tienes que pagarlo en kinas, para eso, dejas el pasaporte en el mostrador, cruzas la aduana, cambias kinas y vuelves.
El proceso es muuuuuuy lento.

VACUNAS

Totalmente necesario profilaxis contra la malaria (para no mas de un mes), es uno de los paises mas peligrosos del mundo en ese aspecto.
Altamanete recomendable Encefalitis Japonesa B, ambas enfermedades las contagia el mosquito, y creerme que si vais os van a picar y muchos.
Repelente, a mi no me resultó ni el Relec extra fuerte, si, te lo echas y puede que en media hora....te piquen pocos o ninguno, pero despues.....
Necesario Mosquitera en la zona del Sepik, sin dudarlo un momento.
A parte de esto, las habituales vacunas, tifus, hepatitis....ah! tambien nos pusimos el colera, pero tampoco es muy necesaria

ALOJAMIENTO

En las "ciudades" importantes, el alojamiento mas barato que se puede encontrar, sale entre 40 y 70 kinas por persona y noche, de 10 a 18 euros
Luego nosotros estuvimos conviviendo con familias, esto lo organizamos con gente de alli que te lleva por diferentes villas, y en este caso el alojamiento, va incluido en un precio que te dan por hacer el "tour", o en otras ocasiones que lo pagabamos nosotros, te pedian 5 kinas por noche, por 4 personas que eramos, 1,25 euros mas menos. Eso si, no apto para gente con escrupulos, ya que dormiamos en el suelo de una cabaña, con la gente de alli, ratas, cucarachas, y demas fauna.

TRANSPORTE

Entre diferentes puntos del pais en avioneta, los precios de vuelos oscilan entre 350 y 500 kinas (solo ida) entre 90 y 125 euros. Y a las islas andan por las 600 y 700 kinas (150, 180 euros)
Distancias cortas el PMV (bus) esto son camiones con dos bancos atras, a mi recordaban a los camiones donde llevan aqui el ganado. El incoveniente de estos, es que salen solo cuando se llenan, estan dando vueltas por la ciudad....hasta varias horas. Lo del bus, es algo que no conseguimos comprender, para nuestra mente occidental e muy complicado entenderlo. Pues nosotros parabamos un bus para ir al aeropuerto, a sacar unos billetes, y nos llevaban con toda la gente dentro, nos esperaban, y nos llevaban otra vez, y nadie decia nada. Y no es por dinero porque nos cobraban lo mismo que a ellos
Viajes entre ciudades, sobre todo en las Highlands, pueden ser peligrosos por los asaltantes, auque nosotros no tuvimos incidentes. Eso lo mejor es informarse en el lugar. Por ejemplo es peligroso cada dos viernes, que es cuando se cobra....

viajes por la ciudad y alrededores unas 2 kinas 0.50 euros, y viajes largos de 4 horas o 6 horas, entre 10 y 20 kinas 2.5, 5 euros. Es economico pero muy duro para el cuerpo, pero merece la pena.

GENTE

Increible, nadie nos pidio dinero, ni nada. Todos encantadores, querian hablar con nosotros, tocarnos, todos te miran y te saludan por la calle. Todos te ayudan,a cambio de nada. No te intentan timar como en otros paises, el regateo casi no existe, ojo! casi, a veces si hay que bajar un poco, pero no es como India u otros paises.

CLIMA

Para mi lo peor, extremadamente humedo, y caluroso, cuesta mucho hacerse, imprescindible crema de sol, porque literalmente el sol te abrasa la piel. Estariamos a unos 40º con un 90%de humedad. Como anecdota: en la capital (muy calurosa) te decian que si ibas a las montañas cuidado con el frio, que hacia muuuucho frio, y le pregunté: ya, pero como cuantos grados, y te decian asustados, pues igual 20 o 25 grados.
La temperatura en las Highlands es un poco mas aguantable, pero no deja de ser molesto el sol.

BUCEO

Dicen que es el mejor sitio de la Tierra respecto a corales, no conozco todos, asi que no puedo decir. Pero si podria ser. Hice tres inmersiones, viendo corales, peces de todo tipo, y me metí dentro de un barco y un avion hundidos de la 2ª guerra mundial. Muy interesante


4 comentarios:

  1. He leido de cabo a rabo este relato y me he quedado sin palabras, primero porque no se si me animaria a semejante viaje y segundo porque las foto que han traido ni en el National Geographic se ven, felicitaciones !!!

    Visita mi Sitio : Buenos Aires Tours

    ResponderEliminar
  2. Increíble vuestro relato!! Detallado, cercano, realista...y encima con recomendaciones. Estoy de acuerdo con el otro comentario, las fotos son geniales y lo mejor es que muestran la realidad tal y como eso. Entre las recomendaciones os quería pregntar si en el tema del alojamiento (en Nueva Guinea supongo que es más complicad) habéis viajaad alguna vez compartiend alojamient y demás, estilo couchsurfing. Yo l he usado y también the hometrotters, que es parecida pero, para mi gusto, es un poco más seria y mejor. Lo digo porque os puede ser útil ese tipo de cosas si viajáis por países d Europa o América. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos utilizado mucho couchsurfing, pero ese viaje fue hace 6 años y no eramos miembros por entonces, De todas formas no creo que haya mucho por alli, solo en ciudades "grandes" Me alegra que te haya gustado el blog, gracias!

      Eliminar